¿Cómo lavar mi almohada sin deformarla?

Sin duda, la almohada con la que dormimos es clave para tener un buen descanso, comodidad y evitar los dolores de cuello a causa de una postura inadecuada. Sin embargo, para mantenerlas suaves, cómodas y libres de microorganismos, es necesario lavarlas regularmente, ya que acumulan bacterias, hongos, ácaros, caspa, cabellos y saliva, que pueden afectar tu salud.

Para evitar esto, es importante cambiar las fundas de la almohada al menos una vez por semana, junto con tus sábanas, para lavarlas, secarlas al sol, y volver a colocarlas en tu cama. La almohada y los colchones se deben lavar al menos dos veces al año, y hoy te contaremos cómo hacerlo para que no pierda su forma ni sus propiedades.

¿Qué tipo de almohada tienes?

Primero, es importante saber si cuentas con una almohada especial, de gel, de memory foam, de plumas, entre otras, y revisar las etiquetas de lavado para saber si es apta para meter a la lavadora, si debe usarse únicamente agua fría, entre otras recomendaciones del fabricante.

  • Almohada viscoelástica. Este material no puede sumergirse en el agua, ya que podría perder sus propiedades de adaptabilidad y su efecto de memoria, por lo que debe lavarse con un trapo humedecido en jabón y secarse con una toalla. Para mantenerla limpia conviene dejarla en una superficie plana, a la sombra y aire libre para evitar que aparezca moho por la humedad y que absorba malos olores.
  • Almohada de látex. Si bien la etiqueta del fabricante indica que son aptas para su lavado a máquina, lo ideal es hacerlo de forma manual para que el látex no pierda sus propiedades. Mejor lávalas a mano, por inmersión en agua fría con un poco de detergente líquido, evita frotarlas y solo talla suavemente la tela para retirar las manchas. Enjuaga con abundante agua fría hasta eliminar todo el jabón y ponla a secar al aire libre, bajo la sombra y en posición horizontal.
  • Almohadas de plumas y sintéticas. Ambas se pueden meter a la lavadora usando el programa de ropa delicada, con un detergente líquido y suave y evitando a toda costa el centrifugado. Para que mantengan su forma, usa agua fría y una bola de lavado, que además evitará que se formen pelusas. Igual que las anteriores, seca a la sombra y en horizontal.

Mi almohada tiene manchas amarillas, ¿qué hago?

A pesar de cambiar la funda con frecuencia, tu almohada puede tener manchas amarillas provocadas por la grasa del cabello, la sudoración y la saliva, por lo que se recomienda ventilar tu habitación con frecuencia, para que colchones, ropa de cama y almohadas se sequen de forma natural.

Para desmancharlas, utiliza una solución de detergente, un poco de cloro o bicarbonato sódico para recuperar el color blanco de la tela. Frota la mancha con una esponja o trapo humedecido en la solución y déjala reposar unos minutos para posteriormente enjuagar con un trapo limpio y secar con una toalla.

Todo para tu descanso en Colchones Dormilón

Ahora que ya sabes cómo lavar y desmanchar tus almohadas, adquiere los blancos para tu cama en Colchones Dormilón, contamos con sábanas, protectores para colchón y una gran variedad de almohadas a la venta en nuestra tienda en línea.

Si necesitas más información, contacta a nuestros asesores del descanso a través de nuestro formulario, chat en línea o llámanos al teléfono  5552082280, con gusto te atenderemos.
Publicado el Por Marcos Smeke

Compartir esta publicacion

Agregado a la Wishlist
Mi Wishlist
Acabas de agregar un producto al carrito:
Ir al Carrito