Agregado a la Wishlist
Mi Wishlist
Acabas de agregar un producto al carrito:
Ir al Carrito

¿Sabías que dormir mal puede hacerte subir de peso?

¿Has notado que cuando sientes mucho estrés duermes mal y subes de peso? Esto no es una casualidad ni un mito: el insomnio, la falta de descanso reparador o no completar las fases del sueño puede provocar que aumentes de peso, y a continuación te contaremos qué dice la ciencia al respecto.

¡Encuentra tu colchón ideal!

¿Cuántas horas debo dormir?

La cantidad de horas no es tan importante como la calidad del descanso; en promedio, una persona adulta necesita dormir entre 6 y 8 horas diarias para descansar, mientras que los adolescentes necesitan dormir 9, los niños 10 y los bebés 16. 

Por su parte, los adultos mayores suelen tener noches más difíciles, ya que les es difícil conciliar el sueño, tienen despertares frecuentes y sueñan menos, por lo que pueden necesitar colchones memory foam, almohadas cómodas, que cenen y beban agua al menos dos horas antes de acostarse.

Cuando dormimos poco, al otro día nos sentimos cansados, con menos capacidad para concentrarnos, aprender, memorizar y recordar, reaccionamos de forma lenta y nuestro humor varía entre la depresión y la irritabilidad. Pero, cuando esto se prolonga, aparecen otros efectos negativos de la falta de sueño como mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión, así como trastornos psicológicos como ansiedad y depresión.

¡Encuentra tu colchón ideal!

Muchas personas piensan que al dormir menos bajarán de peso más rápido, ya que su cuerpo quemará calorías; sin embargo, la ciencia nos da las siguientes razones por las que, en vez de bajar, subimos de peso por el insomnio: 

  • Aumenta el apetito. Las hormonas que regulan el apetito: grelina, que lo aumenta y leptina, que lo reduce, se ven alteradas cuando el cerebro no descansa bien, por lo que disminuye la leptina y aumenta la grelina, lo que explica que sientas más hambre un día después de no haber dormido bien.
  • Antojos dulces. Se trata de un mecanismo de adaptación en el que el organismo necesita obtener más energía para mantener despierto al cerebro, por lo que probablemente te apetezcan los alimentos hipercalóricos, ricos en grasa y azúcar. Además, esta hambre de comida chatarra no se limita al transcurso del día, pues las personas que duermen poco tienden a comer hasta muy tarde y antes de acostarse, lo que dificulta aún más que concilien el sueño. 
  • Estrés + cortisol = grasa abdominal. Cuando no duermes bien, tu cuerpo se encuentra en estado de alerta, y el almacenamiento excesivo de grasa es un método de supervivencia ante el estrés. Además, la hormona cortisol desencadena episodios de irritabilidad, cansancio, falta de memoria, atracones y un aumento de la grasa abdominal.

¡Encuentra tu colchón ideal!

Para favorecer un descanso reparador, además de un cambio en tu rutina y alimentación, renovar tu colchón es una excelente idea, que te brindará confort y relajación a la hora de acostarte. En la tienda en línea de Colchones Dormilón encontrarás una gran variedad de colchones, bases para cama, boxspring, almohadas, fundas para colchón y más, con entrega a domicilio y pago seguro.

Para más información, llámanos al teléfono 55) 5208 2280 o escríbenos al correo: [email protected]. Con gusto te atenderemos.

Publicado el Por Marcos Smeke

Compartir esta publicacion