Agregado a la Wishlist
Mi Wishlist
Acabas de agregar un producto al carrito:
Ir al Carrito
Liquid error (layout/theme line 197): Could not find asset snippets/doofinder-script-tag.liquid

¿Cada cuánto tiempo tengo que cambiar mi almohada? 

¿Cuándo cambiar de almohadas?

El dormir bien es vital para el ser humano, ya que mientras tenemos un buen descanso nuestro cuerpo recupera energía, se desarrollan las defensas necesarias, se relajan y descansan los músculos y articulaciones e inclusive nuestro cerebro se ve beneficiado.

¡Encuentra tu colchón ideal!

Es por esta razón que contar con un colchón cómodo y unas buenas almohadas es clave para un sueño profundo y reparador, en esta ocasión te contaremos cuándo es momento de cambiar de almohadas, cómo puedes darte cuenta y, además, algunos consejos para preservar su tiempo de vida.

¿Cuándo cambiar de almohadas?

En general, se recomienda hacer el cambio cada 1 o 2 años, esto sugerido por especialistas en el tema como la Sleep Foundation de Estados Unidos. Pero ¿Esto debe ser así necesariamente? Aunque se sugiera este periodo de tiempo, debemos tomar más en cuenta otros factores que quizás no se relacionan con el tiempo, es decir, puede ser que en seis meses la almohada perdió propiedades, huele mal o provoca dolores, ¿Es momento de cambiarla o debemos esperar al menos llegar al año?

Cambiar almohada según el tipo, ¿Es diferente tiempo de vida por el material?

Como sabemos, existen diferentes tipos de almohada, generalmente varían por los materiales de los que se compone, y por este motivo su tiempo de vida también podría ser distinto, veamos cómo puede ser en las almohadas más comunes del mercado:

¿Cada cuánto cambiar una almohada viscoelástica?

También conocidas como Memory Foam, este tipo de almohadas están compuestas principalmente de poliuretano de alta densidad. Las propiedades de este material le dan un tiempo de vida mayor cercano a los 3 años, pero es importante estar al tanto de señales de desgaste como hendiduras o perdida de firmeza.

¿Cada cuánto cambiar una almohada de plumas?

Las favoritas de muchas personas por la suavidad que las caracteriza. Este tipo de almohadas puede llegar a durar hasta tres años si son naturales o dos años si son sintéticas. Aunque esto puede cambiar significativamente hasta una duración de solo seis meses si el uso de ellas no es el adecuado.

¿Cada cuánto cambiar una almohada de látex?

Podemos decir que este tipo de almohadas son las más duraderas, su tiempo de vida puede llegar hasta los cinco años, pero esto dependerá también en gran medida del uso y cuidado que se le dé, al ser un material que se tiene que ventilar y por ningún motivo puede mojarse o tener humedad.

¿Cada cuánto cambiar una almohada de fibra sintética?

Las almohadas de fibra sintética o microfibra pueden llegar a tener una vida útil de hasta tres años, pero de igual manera, el uso y cuidado que se le brinda es lo que dictaminará su duración.

 

Importancia de cambiar las almohadas para dormir bien

 

¿Cada cuánto cambiar una almohada de gel?

Este tipo de almohada se sugiere cambiar cada dos a tres años, dependerá del estado en que se encuentre, principalmente que tanta frescura y apoyo ha perdido.

¿Cómo saber si tengo que cambiar la almohada? Principales señales

Las almohadas pueden dar varias señales que nos indicarán que su tiempo de vida ha pasado. Te compartimos los principales signos de ello:

¡Encuentra tu colchón ideal!

Dolor de cuello y mal descanso

La principal función del uso de almohadas al dormir es para fungir como apoyo en alinear nuestro cuello, espalda y columna. Entonces, si de un tiempo a la fecha comienzas a despertar con dolor de cuello, espalda o cabeza puede ser que necesites renovar tus almohadas.

Perdió firmeza

Esta es otra gran señal que seguro no pasará desapercibida, enseguida notarás que no aporta el soporte que antes brindaba.

Presencia de bultos

Estos bultos que se formarán no indican otra cosa más que el desgaste de la almohada. Esto podría afectar la calidad de tu descanso y recuperación.

Almohada manchada y percudida

A pesar de que laves tu almohada como debe de ser, dependiendo el tipo que tengas, pueden existir manchas que persistirán, esta es otra importante señal que indica el deterioro y necesario reemplazo de almohadas.

Irritación, alergias o problemas para respirar

Si comienzas a notar que te aparecen piquetes, leves irritaciones en cabeza, cuello e inclusive el rostro, quizás tu almohada sea la causante. Además, estornudos y escurrimiento nasal al acostarnos pueden ser por ácaros de polvo que tiene tu almohada.

La almohada perdió su forma

Este punto se puede relacionar al de la firmeza, aquí notarás que después de un tiempo de utilizarla, se presenta un hundimiento o aplanamiento y no esponja de nuevo aún al pasar un rato.

 

 

Doblas la almohada y no se recupera

Doblar la almohada durante 30 segundos y esperar a que vuelva a su forma normal es una prueba que mucha gente conoce y realiza para detectar si su almohada ya paso a mejor vida.

Afectaciones en la calidad del sueño

Si presentas insomnio y problemas para conciliar el sueño, o al despertar tienes la sensación de no haber descansado, quizás tu almohada sea la principal culpable.

El tiempo de vida expiró

Puede ser que el tiempo de uso máximo sugerido por el fabricante ya haya pasado, es momento de renovar tus almohadas. 

Importancia de unas buenas almohadas para dormir

Al igual que tener un buen colchón, las almohadas juegan un papel importante a la hora de dormir. Como mencionamos antes, por una mala almohada puedes presentar problemas para conciliar el sueño, tener la sensación de que no descansaste por completo e inclusive presentar problemas en el cuerpo, como dolores de cuello, espalda y cabeza.

Es aquí donde radica la importancia de tener buenas almohadas, darles el lavado y mantenimiento adecuado y reemplazarlas cuando su tiempo de vida haya expirado.

Consejos para cuidar tus almohadas

Además de seguir las indicaciones del fabricante, te compartimos algunas recomendaciones para preservar tus almohadas:

• Utiliza un protector de almohada, este deberá colocarse entre la funda y la almohada.

• No dobles la almohada o al menos no en exceso, esto puede debilitar su estructura interna.

• Ejecuta las recomendaciones de lavado tal y como se especifique para cada tipo de almohada.

• Sacude tus almohadas regularmente para eliminar restos de suciedad y polvo.

• Procura no consumir alimentos y bebidas sobre o cerca de tu almohada.

• Orea tus almohadas todos los días antes de tender tu cama, al menos por unos minutos.

• Por ningún motivo mojes tus almohadas, al mojarlas podemos provocar la aparición de manchas e inclusive moho y hongos.

• No te sientes en ellas, esto puede hacer que vayan perdiendo forma y firmeza.

• Aspirar tus almohadas al menos una vez cada seis meses, estoy ayudará a reducir el nivel de polvo y ácaros acumulados en ella.

• Procura una higiene adecuada, la limpieza facial correcta, evita ir a la cama con maquillaje, mascarillas e incluso sin bañarte, todo esto lo recibirá tu almohada de forma directa.

• Esparce un poco de bicarbonato de sodio por toda tu almohada, deja que se ventile y posteriormente aspírala. Esto ayudará a reducir olores que son causados por el sudor y la saliva.

• En general, ventila la habitación todos los días.

                          Ahora ya conoces el tiempo de vida promedio de las almohadas, además de algunos consejos que te ayudarán a mantenerlas en buen estado. Es momento de que consigas las mejores almohadas para ti, en Colchones Dormilón encuentra tu tipo ideal.

                          ¡Encuentra tu colchón ideal!

                          Navega por nuestra tienda de colchones y conoce todo nuestro amplio catálogo de colchones de distintas marcas, bases, blancos y muebles para dormir. Además, tenemos muchas ofertas en colchones.

                          No pierdas tiempo y comienza a procurar tu buen descanso, nosotros te podemos ayudar con eso. Tenemos envíos gratis en CDMX sin mínimo de compra.

                          Publicado el Por Marcos Smeke

                          Compartir esta publicacion