Sabemos que tener un enfermo en casa es una de las situaciones más complicadas a las que nos enfrentamos, ya que es necesario acondicionar los espacios para que la vida del enfermo y la de los familiares que le cuidan, sea más cómoda y segura. Tratándose de la camas, podemos adquirir camas hospitalarias, compuestas por mecanismos articulados y mecánicos para facilitar el cuidado de personas de la tercera edad o en rehabilitación, sin embargo, estas suelen tener elevados costos, que no todas las familias pueden pagar, por lo que podemos acondicionar los espacios con un presupuesto mucho menor. Así que te traemos alhunos consejos para cuidar un paciente en casa.

Cuidar un paciente en casa

Para empezar.

No siempre podemos contar con ayuda de un profesional para atender a un enfermo en nuestro domicilio. Conocer los aspectos básicos para ayudar a la persona enferma, hacerlo nos hará sentir más seguros y a la vez podremos contribuir de forma benéfica con esa persona. Para que lo hagas lo mejor posible, hoy te proporcionamos consejos para cuidar un paciente en casa.

En colchones Dormilón, sabemos que el cuidado de algún familiar o persona enferma es el un tema delicado; que requiere de gran interes; cuando éstos llegan a presentar limitaciones y enfermedades, representa un verdadero reto sobre la atención adecuada que se les debe proporcionar debido en gran parte a la reciprocidad que se merecen.

Tener un enfermo en casa es una de las situaciones más complicadas a las que nos enfrentamos, ya que es necesario acondicionar los espaciospara que la vida del enfermo y la de los familiares que le cuidan, sea más cómoda y segura; sin embargo lo primordial es que la persona convaleciente se sienta segura. Tratándose de las camas para enfermos, podemos adquirir camas hospitalarias, compuestas por mecanismos articulados y mecánicos para facilitar el cuidado de personas de la tercera edad o en rehabilitación, sin embargo, estas suelen tener elevados costos, que no todas las familias pueden pagar, por lo que podemos acondicionar los espacios con un presupuesto mucho menor. De este modo ellos están más cómodos y sus cuidadores pueden moverlos con mayor facilidad para evitar la aparición de heridas en la piel, asearlos o mudar las camas. Pero para este tipo de somieres no es válido cualquier colchón y debemos de tener en cuenta diferentes consideraciones.

Dependiendo del tipo de enfermedad, las personas deben pasar más tiempo en cama, por lo que podemos comenzar por adquirir un colchón restonicu ortopédico, que brinda el soporte necesario a la columna vertebral, pero también la comodidad que se requiere para las personas enfermas en cama cuando una persona pasa gran parte del día en ella. Otra opción de calidad es el colchón América Pestige, ya que ofrece un gran confort y un sistema hipoalergénico para mantenerlo libre de ácaros y por supuesto alergias.

Hay que intentar que el paciente se sienta cómodo en todo momento, para corroborar su estado se le debe preguntar si necesita más almohadas, no hay que olvidar que si la persona no puede estar de pie, la piel es propensa a descamarse, por lo que es primordial que su postura sea cómoda y ayudarle a cambiar o darse la vuelta siempre que este permitido.Ya que muchos enfermos pueden seguir manteniendo cierto nivel de movilidad, que además es recomendable, podemos añadir barrotes a un lado de la cama, que le ayuden a darse la vuelta o incorporarse sin la intervención de un familiar, esto es principalmente útil durante las noches o cuando el paciente desee levantarse para ir al baño. Sin embargo, si la movilidad del paciente no es tanta, podemos buscar colchones especiales, con alguna protección contra el agua, especialmente si el enfermo debe utilizar pañal o si requiere del baño en cama.  Sin embargo, hay que mantener a la persona en moviemiento sino puede generar llagas en el cuerpo; aunque también hay colchones que ayudam a que estás se rettrasen, pero es muy importante el moviemiento y contar con una buena almohada otopédica.

Podemos añadir a la habitación del enfermo un sillón o silla cómoda para acompañarle durante el tiempo que sea necesario, ya que probablemente necesitemos darle masajes en las piernas para prevenir daños a su circulación por la falta de movimiento, ya que estos pueden derivar en problemas como la trombosis venosa, la rigidez articular o úlceras por presión, causadas por la inmovilidad. Para que la cama sea totalmente cómoda y acogedora, escoge una manta suave, que no tenga demasiado peso y que no cause alergias en la persona enferma.  Con los elementos adecuados, una convalecencia en cama puede ser mucho menos desagradable de lo que pensamos.


Cómo cuidar de un enfermo en casa

Alimentación para personas convalecientes.

La alimentación del paciente en cama es un tema delicado, ya que hay que sentarlo para que no se ahogue con la comida, para lo que podemos utilizar almohadas grandes, existen algunas que cuentan con coderas y dan soporte a la columna; podemos aprovechar la hora de la comida para lavar sus dientes sin que se ahogue al enjuagarse.

Haz que se sientan cómodos.

La comodidad de un enfermo le ayuda a aliviar el dolor, la rigidez y le reduce las molestias durante su recuperación; los cuidadores también requieren de mecanismos que les ayuden a evitar las lesiones causadas por mala postura o cargar al paciente, por lo que se recomienda el acondicionamiento del hogar y contar por lo menos con dos personas para repartir el tiempo de cuidado.

Cuidar un paciente en casa es una demostración de amor hacia la persona enferma. Tomar en cuenta estos consejos básicos, te ayudará con la tarea si es la primera vez que te encuentras a cargo de un enfermo temporal.

La temperatura puede ser factor de varias enfermedades; se aconseja que la temperatura esté entre los 25° y 30° para que dé una sensación de calidez y confort. Es indispensable que el enfermo cuente con cobijas y mantas para que se cubra en caso de tener frío.

Y lo más importante, no olvides el manejo adecuado de los residuos biológicos, esto permitirá que el espacio se vea sano y organizado. Procura no comer ni fumar cuando estés allí y evita hablar muy duro. Estas recomendaciones facilitarán el cuidado de la persona, permitiendo que se sienta en calma y descansar.

Si has decidido adquirir una cama de hospital para tu hogar, en Colchones Dormilón podemos ayudarte con el colchón que necesitas, fabricado al tamaño y necesidades de tu familia; llámanos y solicita tu cotización.