El descanso es vital para la recuperación del cuerpo y de la mente. Y es que dormir bien tiene repercusiones directas en la salud, es por ello que la recomendación es dormir al menos ocho horas y hacerlo en una posición cómoda, lo cual se puede lograr adquiriendo un buen colchón pero también influye la almohada que se utilice.

En nuestra entrada de blog pasada explicamos cómo hacer la elección de colchón King Size, Queen Size o Matrimonial, es por ello que en esta ocasión te diremos cómo elegir la almohada ideal para asegurar tu descanso.

Además de los colchones, la almohada es un elemento muy personal que no se puede dejar a la ligera ya que es el sustento de la cabeza y el cuello mientras dormimos. Contar con la almohada correcta te ayudará a evitar consecuencias como dolores en el cuello, la espalda o los hombros, también disminuirá los ronquidos, los problemas para respirar, los estornudos, evitará una mala circulación y puede ayudar incluso a combatir el insomnio.

Para elegir la almohada debes de considerar la postura que tienes para dormir, así como tu complexión física. Recuerda que cuando te acuestes la columna vertebral debe quedar recta, desde las cervicales hasta la cadera deben estar alineadas.

De acuerdo con la postura deberías seleccionarla con base en las siguientes características:

  • Si duermes boca abajo utiliza una almohada blanda y fina para que no tengas problemas para respirar o te apriete la garganta.
  • Si duermes boca arriba entonces debes elegir una con un grosor y firmeza intermedios para que la parte de la cabeza que se apoya en ella, es decir, la nuca, y las cervicales reposen sin ningún problema.
  • Si duermes de lado entonces selecciona también una intermedia, si eliges una muy dura forzarás el cuello y éste quedará excesivamente levantado, en cambio si la almohada es muy blanda el cuello puede caer y no alinearse con la columna.

Algunos especialistas recomiendan obtener la almohada ideal a través de la siguiente fórmula: primero mide la distancia entre el extremo del hombro hasta tu cara a la altura de la oreja, al número que obtengas súmale entre 2 y 4 centímetros según la dureza que estés buscando, es por ello que quienes tienen los hombros más anchos necesitarán una almohada más gruesa que los de hombros estrechos.

En Colchones Dormilón además de colchones tenemos una amplia variedad de almohadas para que elijas la ideal para tu descanso.